Sigueme

Follow Us

TRATAMIENTOS CASEROS PARA COMBATIR EL ACNÉ DE LA ESPALDA

El acné es un problema estético que afecta tanto a los hombres como a las mujeres, en especial a partir de la etapa de la adolescencia.

Es una enfermedad cutánea que se caracteriza por la aparición de pequeños granos de color blanco o negro, casi siempre compuestos por restos de sebo, piel muerta y otras impurezas. Aunque el más común se forma en varias áreas de la cara, algunos lo desarrollan en la espalda y otras partes del cuerpo.

Su aparición se ha relacionado con los desequilibrios hormonales y las alteraciones en las funciones de las glándulas sebáceas. Pese a esto, hay una amplia variedad de tratamientos que, por sus compuestos, ayudan a controlar la aparición de estas imperfecciones antes de que afecten la belleza de la piel.

En esta oportunidad queremos compartir 6 interesantes remedios para que empieces a tratarlo cuanto antes.

1. VINAGRE DE SIDRA DE MANZANA

El vinagre de sidra de manzana contiene una sustancia conocida como ácido acético que, tras ser absorbida a través de la piel, contribuye a remover el sebo y los desechos que se acumulan en los poros de la espalda.

Esta naturaleza ácida regula en pH cutáneo y ayuda a mantener la actividad de las glándulas sebáceas en equilibrio.

¿Cómo utilizarlo?
Combina partes iguales de vinagre de sidra de manzana con agua y frótalo sobre la piel de la espalda con la ayuda de un trozo de algodón.
Repite su uso cada noche antes de ir a dormir.
2. ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA

El poder antibacteriano y antiinflamatorio del aceite esencial de lavanda es útil para reducir la formación de granos y espinillas en la piel de la espalda.

Sus compuestos facilitan el cierre de los poros y, de paso, eliminan la piel muerta que se va quedando acumulada.

¿CÓMO UTILIZARLO?

Humedece un trozo de algodón con aceite esencial de lavanda y frótalo sobre los granos de la espalda.
Deja que se absorba sin enjuagar y úsalo todos los días.
3. MIEL DE ABEJAS

La miel de abejas tiene propiedades astringentes, antiinflamatorias y antibióticas que pueden aprovecharse como parte del tratamiento contra el acné.

Sus compuestos equilibran el pH natural y disminuyen la segregación excesiva de sebo.

¿CÓMO UTILIZARLA?

Toma una pequeña cantidad de miel de abejas orgánica y aplícala sobre la espalda hasta cubrirla por completo.
Deja que se seque durante 20 minutos y, paso este tiempo, retírala mediante suaves movimientos circulares.
Úsala todos los días hasta curar el acné.
4. BICARBONATO DE SODIO

La aplicación de bicarbonato de sodio sobre la piel con acné ayuda a limpiar a profundidad los poros a la vez que regula la producción de grasa y el exceso de células muertas.

Su textura granulada fina sirve como exfoliante natural y, por si fuera poco, es ideal para reducir las manchas y cicatrices.

¿CÓMO UTILIZARLO?

Humedece un poco de bicarbonato de sodio con agua o jugo de limón y frótalo por toda la espalda con suaves movimientos.
Deja que se seque durante 30 minutos y enjuaga con agua fría.
Repite su uso por lo menos 3 veces a la semana.
5. CRISTAL DE ALOE VERA

Los cristales que contiene la hoja de aloe vera son un producto natural antiinflamatorio y antibacteriano que nos puede ayudar a tratar muchas condiciones que afectan la belleza de la piel.

Sus activos naturales hidratan a profundidad la dermis y, a su vez, calman la irritación y el enrojecimiento.

Asimismo, regula el exceso de producción de grasa en los poros y favorece la regeneración de las áreas afectadas por el acné crónico.

¿CÓMO UTILIZARLO?

Toma varios cristales de aloe vera y frótalos sobre la espalda hasta cubrir por completo las áreas afectadas.
Deja que actúe 30 minutos y enjuaga con agua fría.
Úsalo todos los días hasta controlar el acné.
6. HARINA DE AVENA

La acción exfoliante de la harina de avena es ideal para remover el sebo y las impurezas que forman antiestéticos granos en la piel de la espalda.

Su aplicación remueve los desechos de los poros y, a su vez, deja una textura más suave, hidratada y libre de imperfecciones.

¿CÓMO UTILIZARLA?

Humedece un poco de harina de avena con agua o leche y frótala sobre la espalda con suaves masajes circulares.
Deja que actúe 30 minutos y enjuaga con agua fría.
Úsala de 2 a 3 veces a la semana.
¿Estás lista para probarlos? Si notas granos de acné en tu espalda no dudes en preparar estos tratamientos.

Para conseguir un buen resultado debes aplicar varias veces por semana, de manera que puedas notar los cambios en la espalda.

No dejes de probarlos y !NO OLVIDES COMPARTIR!