Sigueme

Follow Us

La migraña: Relación con la dieta

La migraña: Relación con la dieta

El ritmo de vida que llevamos hoy por hoy lleva a la perdición la calidad de vida. Ya que se le dedica muy poco tiempo a la actividad física y a esto se le suma la falta de sueño junto la justificación de que “ciertos alimentos pueden llegar a ser grandes disparadores de crisis migrañosas“. En energiaysalud.org, te contaremos cómo poder evitar este tan molesto dolor de cabeza.

La migraña crónica es la manera más usual de cefaleas crónicas y se caracteriza básicamente por fuertes dolores de cabeza. La misma se presenta cuando el paciente padece cefaleas por más de 15 días al mes, con una persistencia de más de cuatro horas por día durante, como mínimo, tres meses.
Según la Organización Mundial de la Salud, consiste en una enfermedad sumamente incapacitante, que deteriora seriamente la calidad de vida tanto laboral como social y afectiva. Por esta razón, quienes padecen migraña crónica además sufren bastante seguido sentimientos de depresión, frustración y además ansiedad.
En este caso, el dolor de cabeza no debe subestimarse ni tampoco considerarse como algo menor. “Los dolores de cabeza en general, y la migraña en particular, son el motivo más frecuente de consulta en el consultorio del neurólogo”, explicó el doctor Pablo Schubaroff, médico neurólogo especialista en cefaleas del Instituto Fleni y a su vez del Hospital Municipal Profesor Dr. Bernardo A. Houssay.
“Se estima que la migraña afecta a un 10% de la población mundial, y datos evaluados en recientes estudios epidemiológicos demuestran que prevalece en un 12% de la población general, siendo más habitual en las mujeres”, destacó el especialista Pablo Schubaroff.
De todas formas seguramente se preguntarán cómo es que tener malos hábitos alimenticios puede llegar a soltar una migraña y lo que pasa es que, en general, determinados alimentos se encuentran sumamente asociados solamente a su alto valor calórico y con el consiguiente acrecentamiento de peso si se los consume en grandiosas cantidades, pero no todos saben que ciertos alimentos funcionan como grandes “disparadores” de una crisis migrañosa. De 490 pacientes observados, el 19% testificó que sus crisis devinieron posteriormente de comer chocolate, el 18% después de comer queso, y el 29% después de beber alcohol.
En este sentido, una alimentación considerada es esencial tanto para quienes padecen migraña crónica como para quienes sufren migraña frecuente. Pablo Schubaroff hizo básicamente hincapié en que una dieta “saludable” no es igual a una dieta “adecuada” ya que para un paciente que padece migraña, “Está totalmente comprobado que algunos alimentos, debido a las sustancias que los forman, pueden ser disparadores de crisis migrañosas. Algunos de ellos son el chocolate, los el alcohol, embutidos, los quesos duros, los lácteos enteros, el aspartamo, las frutas secas, el tomate, los cítricos, y demás”, discurrió el especialista, quien encargó que los pacientes puntualmente que eviten o moderen su consumo y elijan alimentos “protectores”, como los quesos no maduros, cereales, los lácteos descremados, futa, carnes magras, el tomate, los cítricos, aceites crudos y puros, vitamina del complejo B y además magnesio.