Sigueme

Follow Us

4 formas de cocinar más saludablemente

¿Estás pensando en mejorar tu alimentación, pero no estás segura de si podrás lidiar con el tiempo de preparación de las recetas y las nuevas reglas en tu cocina? No dejes que los detalles te hagan perder el entusiasmo. Veremos una serie de tips para elaborar comidas simples y deliciosas, que te brindarán una alta nutrición y desintoxicarán tu cuerpo.

LLENA LA ALACENA
Una alacena repleta de básicos para preparar platos rápidos es la mejor manera de asegurarte una alimentación sana toda la semana. Si tu cocina solo tiene un par de especias viejas, vinagres saborizados y paquetes de harina, no podrás preparar una comida deliciosa en poco tiempo. Pero si tienes quínoa, damascos secos, pollo orgánico y brotes de vegetales, armarás una receta única.
Puedes continuar utilizando algunos alimentos procesados, como pastas libres de gluten, garbanzos y sopas enlatadas para cenar. Solo asegúrate de leer las etiquetas de los envases para evitar consumir ingredientes como jarabe de maíz, glutamato monofónico y otros conservadores.


ORGANIZA LA COCINA
Limpia las esquinas oscuras de tu armario; si ves que hay cosas que no usas todos los días o las empleas pocas veces a la semana, colócalas en un cajón o en un estante menos accesible para tener más espacio libre.

Organiza las gavetas y deshazte de los utensilios que no usas. Mantén los cuchillos con filos y ten un cubo de basura cerca para arrojar los desechos rápidamente a medida que vas cocinando.
A medida que comiences a preparar nuevas recetas, trata de conseguir todos los ingredientes necesarios y ordénalos en la alacena. Habrá menos posibilidades de que olvides un ingrediente o termines recurriendo a cualquier cosa que haya en el refrigerador.



PLANIFICA EL TIEMPO PARA COCINAR
Durante los fines de semana puedes cocinar todo lo necesario para la semana. Así, en los días en que estés más ocupada tendrás algo sano para comer.

Corta vegetales para guardarlos en contenedores en el refrigerador; cocina recetas que duran muchos días, como sopas, guisados, granos y garbanzos, y congélalos. Después podrás calentarlos en solo minutos para tener tu plato listo.
También puedes preparar los ingredientes de tus batidos. Lava, seca y corta hojas verdes, combínalas con bayas y otras frutas y luego guarda todo en bolsas plásticas. De esta manera, cuando te levantes solo será cuestión de colocar el contenido en la licuadora. Las porciones que sobren de lo que hayas cocinado pueden ir divididas al congelador, para tener comidas individuales a mano.


HAZ COMIDAS SIMPLES
Asa en el horno un poco de lentejas y arroz integral ya cocidos; esparce unas tiras de pimientos rojos sobre un plato de hummus; coloca el salmón que sobró de otra comida sobre hojas de lechuga y agrega mostaza por encima. Y no te olvides de comer huevos. Un plato de huevos revueltos, hojas verdes mezcladas con cubos de palta y palitos de zanahoria cruda, es una cena rápida, sana y deliciosa.