Sigueme

Follow Us

Cómo evitar las estrías en el embarazo

Recomendaciones para poner en práctica y cuidar tu piel esos 9 meses


La aparición de las estrías durante el embarazo y la lactancia depende de una gran cantidad de factores, entre los cuales tienen acción fundamental, la predisposición hereditaria, el estiramiento que sufre la piel en esas condiciones, y también los cambios metabólicos y endocrinos que se dan en el organismo de la embarazada

Las fibras colágenas de la piel, estirada ahora por el embarazo y por el crecimiento de los pechos, a la vez que debilitada por cambios hormonales propios del embarazo, (fundamentalmente aumento del cortisol que genera retención de líquidos) no soportan la tracción y se rompen dando como resultado las irregularidades superficiales que llamamos estrías, dando un aspecto similar a la celulitis, a pesar de que su origen es bastante diferente

Sublimis publicó una serie de consejos del médico Gustavo Gallardo, especialista en medicina reproductiva para disminuir o evitar la aparición de las estrías. Los consejos mencionados deben llevarse a cabo desde antes, de que haya cambios importantes en el cuerpo a causa del embarazo (antes de que empiece la piel a estirarse).

Hidratar la piel desde afuera. Aplicarse en forma diaria desde las primeras semanas de embarazo, cremas humectantes que contengan elementos que favorezcan a las fibras elásticas de la piel: colágeno, elastina, centella asiática entre otros. Cuidado: Muchas de estas cremas tienen en sus componentes Retinol – A, el cuál debe ser evitado durante el embarazo

Hidratar la piel desde adentro. Tomar agua, en cantidades que superen lo necesario, esta medida, a parte de favorecer a muchos otros órganos en su funcionamiento, conserva la elasticidad de los tejidos. Hablo de por lo menos dos litros diarios de agua

Protegerse del sol. El sol acentúa las estrías ya que ejerce un daño directo precisamente sobre las fibras elásticas que debemos proteger. No sólo eso, el embarazo genera cambios de pigmentación en la piel, la embarazada presenta manchas en la cara y en el cuerpo que, si se exponen al sol se fijarán con mayor facilidad.

Alimentarse bien. preferir alimentos proteicos de calidad (fundamentalmente de origen animal...) y ricos en Vitaminas A, E y C y en magnesio (indispensable para la síntesis de colágeno). Un suplemento vitamínico que asegure los elementos mencionados es aconsejable.

Estimular la circulación pasiva. Sesiones de drenaje linfático con un profesional y también, durante la aplicación de las cremas aconsejadas, hacer masajes suaves circulares al aplicarla en el vientre, los glúteos, las caderas, los pechos y los muslos (sin presionar demasiado).

Estimular la circulación activa. El embarazo no es para nada impedimento para realizar planes de ejercicios suaves que mejoren la circulación y mantengan el tono muscular, estas dos cosas son también buenas medidas contra las estrías

Evitar la distensión. Un corpiño mas bien ajustado (incluso para dormir), ayudará a la piel a minimizar las variaciones de volumen derivadas del embarazo y la lactancia.