Sigueme

Follow Us

Limpia tu organismo

Limpia tu organismo

Con ella perderás peso y vivirás con mucha mayor energía y vitalidad
Como todos sabemos el hígado es el gran perjudicado por los excesos. Él es nuestro depurador natural, puesto que transforma y neutraliza las toxinas de los alimentos, así como los agentes contaminantes del organismo, a la vez que facilita la digestión de las grasas y ayuda a absorber las vitaminas. Pero tantos extras han colapsado su capacidad de desintoxicación, por ello conviene poner en marcha esta operación limpieza que pasa por seguir una serie de pautas que nos permitirán sentirnos mejor.

UN CAMBIO GRADUAL
No es recomendable iniciar una dieta depurativa radical porque los cambios drásticos pueden debilitar el organismo. Es preferible hacerlo poco a poco sustituyendo algunos alimentos. Olvídate de los fritos y de las salsas, elabora platos ligeros y opta por cocciones largas, lentas y acuosas. Tu cuerpo se irá adaptando y empezara a eliminar toxinas.
CON POCA SAL
No es necesario que renuncies a ella, pero sí que reduzcas  la dosis diaria que tomas: una cucharadita es suficiente. La sal entorpece la depuración al favorecer la retención de líquidos. Ello genera hinchazón (sobre todo en las piernas) y celulitis, a la vez que aumenta la tensión arterial.
BEBE AGUA EN AYUNAS
Empezar el día con un buen vaso de agua mejorara tu tránsito intestinal y favorecerá la función depurativa del hígado. Te ayudara además a reponer el líquido eliminado durante la noche y drenara tu organismo tanto de los conductos urinarios como de los digestivos). Durante el día el agua es también la bebida más recomendable, busca una de mineralización débil y toma cerca de dos litros.

EVITA LOS ESTIMULANTES
Prescinde durante unos días de los zumos embotellados, los refrescos y las bebidas con gas, pues el aire que contienen provoca hinchazón en el estomago y dificulta la depuración. No tomes tampoco bebidas alcohólicas ni café.
LA VERSION LIGERA
Si sustituyes los productos lácteos enteros por desnatados o semidesnatados, te ahorraras parte de la grasa animal y, por lo tanto, contribuirás a depurar tu organismo. Para garantizar el aporte diario de calcio que necesitas conviene tomar al menos dos raciones. También encontraras calcio en las espinacas, las fresas, el brócoli y los poros.
TOMA FIBRA
Ésta facilita el tránsito intestinal y, al mismo tiempo, te dará sensación de saciedad y comerás menos. La encontraras en los cereales integrales, en las verduras (como alcachofas, espárragos, poros, calabacines o cebollas), en los vegetales de hoja verde (lechugas, espinacas, perejil, hinojo…) y en los frutos secos; estos alimentos te proporcionaran energía sin aportarte grasa y además te ayudaran a ir al baño.
ALIMENTA TU CEREBRO
Tus neuronas necesitan una limpieza contra el estrés diario. Apuesta por un alimento rico en triptófano (como el plátano): un aminoácido que nos ayuda a producir serótina, responsable de tranquilidad y el bienestar. Toma algún plátano pequeño por la tarde, te relajara.
INFUSIONES NATURALES
Existen multitud de plantas que, tomadas en tisana, favorecen con la depuración y nos ayudan a eliminar toxinas. Actúan como mini laboratorios produciendo una gran cantidad de principios activos. Entre las más depurativas encontramos: el llantén, el sauco, el laurel, la fumaria y el hinojo.
JUGOS DE TEMPORADA
Nutritivos, sanos y depurativos, si tienes licuadora opta por preparar estos cocteles de vitaminas que combinan frutas y verduras. Aprovecha los alimentos de temporada: además en su justa maduración y resultan más económicos. Prepara: zumo de piña, manzana y pera, apio, zanahoria y limón. Tómalo entre horas. Limpia por dentro y es un excelente tónico del sistema nervioso y de las glándulas que regulan el estrés.